Señor cirujano, no tiene usted ni idea - Zesto
61402
single,single-post,postid-61402,single-format-standard,qode-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Post cambio escudo Atleti

Señor cirujano, no tiene usted ni idea

En muchos casos, es una guerra perdida. Dedicar tus esfuerzos a intentar apartar lo personal de lo laboral resulta en demasiadas ocasiones una tarea tan desesperante como infructuosa. El orgullo de dejar una pequeña huella en algo que va a ser publicado para dejar claro quién es el que paga, puede más que cualquier argumento. Este es uno de los principales inconvenientes de esta maravillosa profesión que disfrutamos y sufrimos cada día.

Por este motivo, un servidor no puede evitar sentirse identificado y solidario con el equipo de Vasava, que ha llevado a cabo el rediseño del escudo del Atlético de Madrid, presentado en sociedad hace unos días.

Hace tiempo que el fútbol dejó de tratarse únicamente de goles a favor y en contra, para convertirse en un deporte protagonizado por poderosas multinacionales que llevan el nombre de clubes deportivos. Como tales, estas megaempresas han de prestar un especial cuidado a la imagen de su marca en todos los ámbitos, manteniéndose actualizadas y acordes a los nuevos soportes y medios en los que presentan su imagen día tras día.

El Atleti está gozando en los últimos años de una bonanza deportiva y económica que le está colocando entre los grandes del panorama futbolístico. Éxito llama a éxito, y toda la atención mediática que está recibiendo ha despertado el interés de empresas inversoras como Wanda, grupo de capital chino, que ya es propietaria del 20% del club madrileño.

¿Lo último del club? Su cambio de imagen.

A todas luces, un trabajo impecable. Modernización visual innegable aparte, reduce el injustificado caos cromático original, mejora infinitamente la ubicación del oso y el madroño, aprovecha mejor el espacio y mejora la visibilidad de todos los elementos. Convierte el ruido de figuras antes forzadas y encajadas en parte de un todo y respeta a la perfección el espíritu del escudo original, que continúa siendo absolutamente reconocible. De la mejora que supondrá en sus aplicaciones sobre merchandising y dispositivos móviles (ni siquiera soñados cuando se diseñó el antiguo escudo), mejor ni hablamos.

Lo curioso de este caso es que no ha sido el cliente quien ha puesto el grito en el cielo con el resultado del trabajo. Pero ¡ay amigo, con el fútbol hemos topado! El entorno de este deporte es probablemente uno de los más irracionales de nuestra sociedad. Como socio y abonado a un club hablo desde la experiencia pero, si no me crees, centra la mirada en la grada durante un partido y verás de que te hablo.

¿Y por qué digo esto? Pues porque en los últimos días el inexistente respeto por el trabajo del prójimo ha desatado en las redes todo un huracán de críticas tan “acertadas” como estas:

Reacciones escudo Atlético de Madrid

Después de leer cosas como estas en ese inframundo llamado Twitter, a uno se le quedan pocas ganas de seguir justificando nada. Incluso ya hay una manifestación convocada como protesta contra la “violación de nuestro escudo”. No obstante, la ventaja de opinar en 140 caracteres es que, para bien o para mal, no caben muchos argumentos, basta con un poco de bilis.

Pero, dejando las redes sociales a un lado, centrémonos de nuevo en la evolución del escudo y hagamos el ejercicio de considerar si el cambio merece o no tal respuesta.

Evolución escudo Atlético de Madrid

Aun sin gustarte, hay un equipo de profesionales de una agencia reconocida que ha consensuado con la empresa una propuesta que todos ven sólida y adecuada para la imagen del club. Considera al menos que quizás sepan más que tú al respecto. Haces caso al fontanero, al peluquero y al veterinario, ¿por qué no a los creativos?

Opiniones aparte, veamos la reacción del club ante la protesta que le espera el próximo fin de semana. No sería de extrañar que retrocedieran y aceptaran volver al escudo anterior ante la presión hooligan. Flaco favor harían a nuestro oficio.

El nombre del estadio cambia de “Vicente Calderón” a “Wanda Metropolitano”, pero eso es a cambio de 110 millones de euros. Parece que eso ayuda a templar su orgullo y fidelidad a sus valores 😉

Miguel García on sabtwitterMiguel García on sablinkedin
Miguel García
Después de años diseñando para todos los soportes de exterior imaginables, el marketing online llegó a mi vida arrasando con todo lo demás. Dame un Mac y la Helvetica, yo me encargo del resto.
Miguel García About the author

Después de años diseñando para todos los soportes de exterior imaginables, el marketing online llegó a mi vida arrasando con todo lo demás. Dame un Mac y la Helvetica, yo me encargo del resto.

No hay comentarios

Deja un comentario: