Guía 𝐒𝐄𝐎 𝟐𝟎𝟏𝟗: Optimización de imágenes - Zesto
63104
post-template-default,single,single-post,postid-63104,single-format-standard,qode-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Guía SEO para la optimización de imágenes

Guía SEO para la optimización de imágenes

Las imágenes no son solo un aspecto importante a nivel visual, sino que tienen un peso importante en el buscador. Optimizar las fotografías que se suben a nuestro site nos ayudará a abrirnos camino frente a otros competidores, siendo un punto a favor en el buscador.

Las fotografías que subimos a nuestra web influyen directamente en:

  • Captación de usuarios. «Una imagen vale más que mil palabras». En términos SEO no es exactamente así, pero desde luego tienen un impacto visual directo en el usuario. Utilizar imágenes atractivas supondrá un aspecto diferenciador con nuestros competidores.
  • Velocidad de carga. Las imágenes pesadas ralentizan el tiempo de carga completo de nuestro site. A mayor tiempo de carga, más posibilidades de que el usuario se desespere y vuelva a los resultados de Google en busca de otra web que responda a sus necesidades en un menor tiempo de respuesta.
  • SEO. Optimizar algunos campos de las imágenes que cargamos en la web nos ayuda en el posicionamiento orgánico. Son las grandes olvidadas y sin embargo suponen un factor importante en los resultados orgánicos.

Optimización de imágenes para mejores resultados SEO

Veamos qué podemos exprimir de las fotografías, iconos y demás imágenes que subimos a la web.

Imágenes de calidad

Todos tenemos un teléfono móvil y, aunque te creas una estrella de la fotografía, lo más seguro es que esas tomas no expriman al máximo lo que quieres destacar de tu negocio. Un buen bodegón de tu producto, imágenes bien expuestas, elección del ángulo correcto, fondos cuidados… Demasiados factores a tener en cuenta si no eres un profesional.

Escatimar en este tipo de aspectos podría crear una falsa expectativa de tus productos. Si las fotografías de tus artículos no están a la altura de un usuario exigente, podrías perder ventas al tiempo que das una mala imagen de tu marca.

Optimiza el tamaño de las imágenes

En la medida de lo posible, utiliza imágenes al tamaño que se van a mostrar. Esto es digital, no vas a imprimir una lona publicitaria, así que olvídate de subir imágenes de dimensiones desorbitadas. Imágenes como el logo o las páginas de servicios son las grandes olvidadas. Si utilizas un gestor de contenidos como WordPress, la tarea es más sencilla, puesto que él mismo se encarga de crear miniaturas añadiendo el atributo srcset para que el propio navegador escoja el tamaño que necesitas, pero pónselo fácil.

Formatos de imagen y compresión

Existen varios tipos de formato de imagen, cada uno con un tipo de compresión y usos diferentes.

Formatos para las imágenes que subes a tu web

Olvídate de imágenes con formato RAW o PNG y sube imágenes en función de las necesidades de tu web:

  • PNG. Se trata de un formato de imagen de alta calidad. Después del RAW, es uno de los formatos más utilizados por los profesionales dada la calidad que proporciona, por lo que también pesará más. Huye de este formato para tu web. El usuario no necesita esa condición, y desde luego el buscador menos.
  • JPEG. Nos proporciona una compresión de imagen ajustable, pudiendo elegir exportar las imágenes en formato JPEG con diferentes calidades, usando más o menos pérdida de rango de colores.
  • GIF. Es el formato por excelencia para imágenes animadas. Utiliza hasta 256 colores, limitando a esa paleta el número de colores.
  • Otros formatos. Seguramente hayas escuchado hablar de los formatos denominados «de próxima generación». Google cada vez es más restrictivo a la hora de valorar el pageSpeed de tu web, recomendando el uso de formatos como WebP, JPEG 2000 o JPEG XR. Son formatos que ofrecen una mejor compresión con menor pérdida de calidad, sin embargo, a día de hoy no son soportados por todos los navegadores.

Compresión de imágenes

He aquí la eterna discusión entre fotógrafos o diseñadores y los consultores SEO. Es necesario llegar a un equilibrio entre la compresión que utilizamos para las imágenes que subimos a nuestra web y la calidad. A mayor compresión, menor calidad, pero es lógico, ya que cuanto más reducimos la información de una fotografía, menor calidad de imagen obtendremos. La clave está comprimir sin que la imagen se vea mermada.

Recomendamos subir imágenes a tu web con un peso menor de 1MB, siendo esta una regla muy genérica.

Recuerda que existen compresores que ofrecen resultados muy aceptables, como la reciente herramienta de Google squoosh.

Imágenes responsive

Las búsquedas a través de mobile han ganado terreno en el último año, y no debemos descuidar aquellos aspectos que influyen en la versión móvil.  El atributo srcset es tu aliado para conseguir imágenes y vídeos responsive y adaptarte a los requerimientos del mobile first index. Algunos gestores como WordPress nos hacen la vida más fácil y ya se encargan de esta tarea ellos solitos.

Nombre de archivo, el gran olvidado en la optimización de fotografías

Antes de subir la imagen en tu site, recuerda utilizar un nombre de archivo «amigable». Evita utilizar imágenes con tildes, guiones bajos o caracteres que puedan corromper la imagen.

Una vez que hayas adaptado la fotografía al tamaño, formato y compresión adecuados, recuerda guardarla con un nombre representativo de lo que se muestra.

Si tu fotografía de producto son unas zapatillas, puedes utilizar: zapatillas-adidas-blancas.jpg. Recuerda que esta información está en el código fuente, por lo que no dejes pasar la oportunidad de dar más información al robot de google.

Title y alt de la imagen

El atributo title y alt a menudo son descuidados, bien porque directamente no se aprovechan o bien porque no se distinguen. Utiliza esas etiquetas para aportar más información al robot:

  • Title. Se muestra cuando pasas el ratón por encima de la imagen y ayuda a describir la información que se muestra en la fotografía.
  • Alt. Solo se visualiza si la imagen no se carga bien, y es nuestro gran aliado en el SEO. Orienta tu alt a términos de búsqueda long tail.

Aprovecha todos los recursos que tu gestor de contenidos te brinda y exprime cada factor.

Todo suma.

Sitemap para imágenes

Las imágenes que usamos en nuestra web también son contenidos (¡y muy valiosos!). Genera un sitemap para proporcionar información al bot sobre tus imágenes, bien en un sitemap específico o incluyéndolo en el sitemap principal de tu site.

Datos estructurados para la optimización semántica

El marcado semántico del contenido de nuestra web ayuda a las máquinas a entender la información proporcionada; son etiquetas que describen el contenido, facilitando esta labor al robot, por lo que podemos aprovechar los datos estructurados para sacar el máximo rendimiento al logo, infografías y otros recursos gráficos.

Aplaza la carga de imágenes

Cuidado con tomar esta frase de forma literal. Recomendamos aplazar la carga de aquellas imágenes mientras no se muestren en la pantalla, pero han de estar disponibles en cuanto el usuario hace scroll, no queremos generar malas experiencias de usuario.

 

Paula López
Comencé mi andadura en el sector audiovisual y pronto descubrí que el mundo del marketing me apasionaba, así que intento combinar ambas para hacer de la jornada un momento divertido.
Paula López About the author

Comencé mi andadura en el sector audiovisual y pronto descubrí que el mundo del marketing me apasionaba, así que intento combinar ambas para hacer de la jornada un momento divertido.

Artículos relacionados

No hay comentarios

Deja un comentario: