Cómo elegir el esquema de color adecuado para un eCommerce
62129
post-template-default,single,single-post,postid-62129,single-format-standard,qode-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Cómo elegir el esquema de color adecuado para un eCommerce

Neil Patel, de QuickSprout, desgranaba recientemente los trucos para elegir el esquema de color adecuado para un eCommerce. Y es que, pese a que algunos podrían considerar que no es así, el color puede influir en las decisiones de compra que toman los usuarios. De hecho, según indica Patel, el color es uno de los factores que el 85% de los compradores tienen en cuenta a la hora de adquirir algún producto.

La culpa de todo esto la tiene la psicología del color. Pese a su importancia, eso sí, Petel aclara que tampoco supone un botón mágico que incremente las conversiones de un día para otro. La optimización en este caso es un poco más compleja que cambiar los colores de una tienda virtual: no existe un color universal que haga crecer tus tráficos o ventas.

De todas formas, usar los esquemas de color correctos puede generar un impacto masivo en la forma en que los clientes interactúan con una web. Vamos a ver en qué consisten.

Elige colores para tu marca y no solo para tu eCommerce

Puede parecer obvio, pero muchísimas personas se olvidan de elegir un esquema de color correcto para su marca. Ello tiene graves consecuencias: sin marca, es imposible tomar una decisión correcta en lo referente a elementos visuales. Pensar en la tienda como algo independiente de todos los demás aspectos del negocio es un error muy grave.

Así las cosas, el esquema de color elegido debe ser coherente con todos los elementos de la empresa: redes sociales, tarjetas de visitas, gráficos publicados en el blog… Y lo mejor de todo es que no hace falta recurrir a complejas mezclas de color. Las mejores marcas apuestan por estrategias ridículamente simples (aunque impactantes) en sus mensajes. Hazte las siguientes preguntas para tener las cosas más claras:

  • Expresa, en una frase, quién eres, qué haces y para quién lo haces.
  • Piensa una palabra que describa a tu cliente ideal.
  • Y ahora, una palabra que defina tu marca.
  • ¿Cómo quieres que se sienta la gente cuando piense en tu empresa?
  • ¿Qué problemas resuelves a tus clientes y cómo se sienten después?
  • Toma nota de todas tus respuestas, las necesitarás para el siguiente paso.

Aplica la psicología del color

Todas las decisiones, incluidas las decisiones de compra, son emocionales. Hablamos de la psicología del color. Ese es el motivo por el que los colores son tan influyentes cuando se trata de conseguir que la gente tome alguna decisión. Los colores evocan emociones. Pero ¿por qué? Sin duda, son parte de nuestro condicionamiento. Y, desde luego, no son solo emociones. Conceptos, acciones y cualidades son evocados a partir de este tipo de señales visuales. Solo tienes que pensar en los colores conocidos para evocar los sentimientos que deseas trasladar a tus clientes.

Démosle una vuelta más a la tuerca. Imagina que quieres que tus clientes tengan una imagen confiable y fiable de ti. Pues aplica el color azul. Facebook, LinkedIn, Twitter, Paypal y Goldman Sachs lo utilizan. Aquí están los sentimientos, tanto positivos como negativos, que evocan el resto de colores.

emociones-colores

Este gráfico solo representa la teoría sobre el color. La psicología del color está mucho más matizada. Hay que considerar otras variables que exploraremos a continuación.

Elige tus colores en función de tu industria y tus productos

Colores suaves y femeninos como el rosa, el azul bebé o el verde claro son dominantes en la industria de la belleza. ¿El motivo? Un gran porcentaje de marcas de belleza están orientadas hacia las mujeres. Mientras tanto, el color negro, oro y plata se usan de manera destacada en la industria del automóvil de lujo. Las marcas con un enfoque orientado a la salud y la ecología gravitan en torno al verde, azul y amarillo.

Son solo unos ejemplos. Por ello, te recomendamos que visites las tiendas electrónicas pertenecientes a empresas de tu sector y que examines sus esquemas de color y otros elementos visuales. Hazte dos preguntas:

  • ¿Qué funciona y qué no?
  • ¿Cuáles son los patrones que se repiten en todas las tablas?

Recuerda: no tienes por qué usarlos, pero te ayudarán a tener una idea de lo que está sucediendo en tu industria. Incluso, puedes decidir que un color ha sido representado demasiadas veces y tomar un camino alternativo para diferenciarte. Al menos, si sabes cómo actúa tu competencia, te desviarás de forma consciente y no por accidente.

Ten en cuenta cuál es tu objetivo demográfico

Tener en cuenta las variantes geográficas es una de las consideraciones más cruciales. Las personas tienen diferentes preferencias, por lo que responderán de forma distinta a las señales visuales. Incluso existen tests al respecto. Por ello, si tu negocio se dirige a un amplio grupo demográfico, puede ser difícil elegir un esquema de color apropiado. Factores como el género, la cultura y la edad también tienen un impacto importante en la preferencia del color. Imagina que tu nicho está compuesto por hombres y mujeres. Si usas un color femenino, es posible que aísles a la mitad de potenciales clientes.

Ocurre lo mismo con la cultura. Mientras que el blanco representa la pureza en Occidente, este color comunica una historia totalmente diferente en Asia. La edad tiene un efecto similar. El morado es el color de la muerte en muchas partes del Caribe, pero eso es principalmente un condicionamiento social de la generación anterior. Tienes que considerar a las personas a las que sirves y definir todos los factores demográficos que representan. Después, te tocará tomar una decisión basada en todo eso.

Utiliza el patrón de color correcto

Hasta ahora hemos visto que la psicología del color tiene numerosos matices. Todo influye, desde la industria hasta las características que definen a nuestros clientes. ¿Qué supone todo esto para nuestro negocio? Pues que no hay una respuesta concreta a la pregunta del color. Es decir, que no hay una única solución. Pero no tienes de qué preocuparte: la solución es, en realidad, más sencilla de lo que piensas. Todo consiste en utilizar un patrón de color visualmente atractivo.

Las otras consideraciones, tales como la industria, el género, la edad y la cultura, están ahí para asegurarse de que no elegimos el color equivocado o de que desconsideramos a alguna parte de nuestra base de clientes. Pero el factor decisivo y dominante debe ser siempre el atractivo visual. Es decir, elegir colores que se complementen y contrasten entre sí. Existe una fórmula de tres pasos para determinarlos.

  • Paso 1: elige un color base

Será el color que más utilices. Te recomendamos que sea uno que refleje la sensación que quieres provocar en tus clientes.

  • Paso 2: elige un color complementario a tu base

El color complementario debe contrastar con el que has elegido para tu base. Una buena regla consiste en seleccionar un color opuesto al dominante en una rueda de color, cuya utilización se torna en fundamental. ¿El motivo? Muchas personas asumen que dos colores distintos se contrastan entre sí, cuando no es el caso. La rueda de color es una representación perfecta de la relación entre los colores primarios, secundarios y terciarios. Cuando la utilizas, confías en los principios probados de la teoría del color para determinar cuál es el contraste correcto.

  • Paso 3: elige un color para llamadas a la acción

Para acabar, necesitaremos un color que ponga el acento sobre los dos anteriores. Es una de las piezas más importantes del rompecabezas ya que será el color que usemos para hacer llamadas a la acción. Te recomendamos que solo lo utilices cuando quieras que tus visitantes lleven a cabo una acción en particular: suscribirse a una newsletter, comprar un producto o hacer clic en un enlace. De esta forma, condicionamos a nuestros visitantes a actuar cuando ven este color en concreto.

Te preguntarás cómo elegir estos tres colores. Muy fácil, vayamos a la rueda de color.

Triadic_Color_Scheme__What_is_it_and_How_is_it_used_

Los dos primeros colores representarán los dos primeros puntos del triángulo que formes en la rueda de color, mientras que el color de acento será el último punto de conexión. ¿Qué pasa si quieres más de tres colores? Pues que debes seguir el mismo principio, solo que emplearás un cuadrado o rectángulo en lugar de un triángulo. Ten en cuenta, eso sí, que la mayoría de las marcas solo emplean dos o tres colores. Seguro que conoces bien estas marcas: fíjate en la limitada muestra de colores elegida.

La experiencia de usuario

De todas formas, la experiencia del usuario se encuentra por encima de todo lo demás. El aspecto clave en este sentido es la legibilidad. Por ejemplo, la forma más rápida para que un visitante haga clic en “Ir a la página anterior” es colocar un texto amarillo sobre un fondo blando (o algún otro esquema de color igualmente desagradable). Para evitar eso, tendrás que elegir colores de alto contraste, como un fondo blanco y un texto negro.

La psicología de color no es una ciencia exacta

Es posible que hayas notado que una tonelada de factores influyen a la hora de elegir tu esquema de color, pero también que existen numerosas anomalías en torno a las teorías de la psicología del color. Por ejemplo, algunos estudios han demostrado que muchos hombres y mujeres odian en realidad el naranja, cuando, en realidad, muchas marcas lo han empleado con gran éxito.

Lo que debes tener en cuenta es que ningún esquema de color hará que los usuarios quieran derribar la puerta de tu tienda para comprar lo que estás vendiendo. No es una ciencia exacta porque hay demasiadas variables. Debes tener presentes las teorías del color, pero no puedes dejar que te restrinjan. Por ello, utiliza los colores que te gustan y que consideres atractivos. La clave reside en probarlos y ver cómo responden tus clientes ante esos estímulos. Pruébalos y conviértelos en la única variable. De esta forma, no te podrás equivocar.

La única manera de averiguar qué funciona pasa por poner en práctica las teorías mencionadas, ver qué impacto tienen y hacer ajustes desde allí. Si aplicas todos los factores desgranados en este artículo, no tendrás problemas para encontrar un esquema de color que haga maravillas en tu comercio electrónico.

Óscar García
Periodista. Me encanta leer los periódicos por la mañana. Descubriendo el mundo del marketing online tras acumular unos años en prensa escrita. Me gusta la nieve y el squash (aunque se me da mejor escribir).
Tags:
Óscar García About the author

Periodista. Me encanta leer los periódicos por la mañana. Descubriendo el mundo del marketing online tras acumular unos años en prensa escrita. Me gusta la nieve y el squash (aunque se me da mejor escribir).

Artículos relacionados

No hay comentarios

Deja un comentario: