Cuál es el futuro de las tiendas físicas - Zesto
8216
single,single-post,postid-8216,single-format-standard,qode-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Cuál es el futuro de las tiendas físicas

Con el inicio del mes, en Zesto hemos cambiado de oficina y para completar la mudanza nos acercamos a una gran superficie (en este caso Alcampo, pero creo que el caso se pude extrapolar a cualquier otra) a comprar un microondas y una nevera para la cocina.

Primera parada: 9 ó 10 microondas en el expositor (no hay muchas opciones, ¿verdad?). Escogemos el que mejor nos parece, sin mucho criterio (ya empezamos a echar de menos las puntuaciones y los comentarios). Mala suerte, justo escogemos uno que no está disponible en las baldas inferiores. Pues escogemos el de al lado… Pues tampoco lo hay. “¿Para que %$··!! los tienen expuestos si solo tienen el de exposición?” Nos dirigimos a la dependienta y así aprovechamos y preguntamos también por el frigorífico.

Hola, ¿Nos podrías comprobar si tenéis en el almacén este microondas?

Pues no sé, tengo que mirar en el ordenador.

Mientras caminamos:

Ya de paso, te queríamos preguntar por un frigorífico, que también queremos llevar uno.

Con cara de enorme sorpresa:

Lo habréis encargado, ¿no?

¿Cómo?

Sí, hay que encargarlo y luego os avisamos para que vengáis a recogerlo.

¿En serio?

Sí.

Resumiendo, el proceso de compra que a Alcampo le parece lo más normal es tan sencillo como: Haces un viaje al hipermercado para escoger el frigorífico, vuelves a casa a esperar que te llaman cuando lo reciben en el almacen unos días después, vuelves al hipermercado a pagarlo y llevártelo (¿quién no tiene una furgoneta en el garaje?), o pagas un plus para que te lo lleven a casa, donde esperas otro par de días hasta recibirlo.

Bien, huyamos hacia adelante:

Bueno, pues nos llevamos este mismo.

De acuerdo, en un par de días os llamamos para que paséis a recogerlo.

Todo esto fue el 2 de mayo. El 11 de mayo, más de una semana después, seguíamos sin noticias del frigorífico, así que esa noche tomamos la opción que debimos tomar desde el principio: Amazon, clic, clic, pedido en curso. El 13 de mayo ya lo teníamos en la oficina. Un correo al vendedor y el 14 ya tenemos la factura.

El 15 nos llaman para decirnos que ya tienen disponible el frigorífico…

Tal vez sea mi deformación profesional, o que soy un tiquismiquis, o ambas cosas, tal vez esta situación no debería parecerme surrealista y anacrónica, pero la realidad es que han perdido una venta y un cliente.

Lo que personalmente tengo bastante claro, es que el futuro de las tiendas físicas estará ligado a servicios y experiencias, el futuro (a más corto plazo de lo que muchas empresas se empeñan en creer) de la venta de productos sin valor añadido es Internet.

Y todavía nos queda volver a solicitar la factura del microondas 😛

Aitor de la Puente on sabtwitterAitor de la Puente on sabpinterestAitor de la Puente on sablinkedinAitor de la Puente on sabgoogle
Aitor de la Puente
Comencé mi carrera profesional como Ing. Informático, pero algunos golpes de suerte me arrastraron hasta el Marketing Online. Actualmente, me dedico a definir y gestionar proyectos y campañas con el objetivo de maximizar el ROI de los clientes.
Tags:
Aitor de la Puente About the author

Comencé mi carrera profesional como Ing. Informático, pero algunos golpes de suerte me arrastraron hasta el Marketing Online. Actualmente, me dedico a definir y gestionar proyectos y campañas con el objetivo de maximizar el ROI de los clientes.

Artículos relacionados

No hay comentarios

Deja un comentario: